domingo, 27 de septiembre de 2009

Poemas Mas Viejos aún...

a mi Padre

El se arrastra en lo profundo,
él no sabe de salidas,
se dispersa entre sus cosas:
se dispersa, se disipa!

él se escapa, tristemente,
sin jamás completar la huida,
y va cayendo y cae siempre;
la derrota lo esclaviza.

van junto a él -van caminando,
otros tantos, que resignan
y que andando en las laderas
van buscando una salida

recorriendo, siempre, siempre
los caminos de una vida
que es tan alta como el cielo
y es más alta cada día...

y en las desesperaciones,
se atreven y blasfemizan
preguntándole a los cielos
cosas tristes, que lastiman.



Poemas Viejos

para Manny

Dices que ha escrito
en una hoja de papel,
dices que escribiste
pero no sabes qué,

quizá un árbol sin hojas;
sin estrellas un cielo talvez,
un pájaro que no canta,
sonrisas tristes... no sé!

De invierno, tus ojos grises,
conmigo han venido ayer
deseosos de lo vivido
en una hoja poner.


Poemario

No nacida...


no naciste para mi...
no al menos en esta vida
y aunque mi corazon anhele
concatenar heridas,
no es hoy el tiempo,
no son los dias...
tu estas lejana,
yo en agonía,
y en tus palabras
y tus sonrisas
veo fugaces alegorias
que me destrozan a cada instante
como zaetas enfurecidas...
y pudo haberte mentido el corazón
talvez quisiste sin culpa
alguna vez darme alegría,
mas yo conozco mi destino,
yo lo conozco niña mia.

Poemario

sábado, 26 de septiembre de 2009

Una nueva experiencia...

Cielos! He hecho muchas cosas en mi vida. Mi madre se puso una vez con una prima a ponerme los uniformes que he vestido (en sentido figurado) y vaya...! fueron muchos:
-Pintor
-Músico
-Escultor
-Poeta
-Arquitecto
-Soldador
-Electricista
-Albañil
-Físico
-Ajedrecista
-Químico
-Inventor
-Boxeador
-Contador
-Abogado
-Psicólogo

y no sé cuantos más... Todos sin terminar. Tristemente no soy nada de eso. Siempre me aburrí de lo que hacía y jamás acabé nada. Es algo que mi madre y todos, en mi familia, me reprochan.

Hoy soy padre y esposo. Vaya experiencias éstas. Tan así, que un día mi esposa me dijo temer que me aburra de ella también... Y la comprendo. Porque, en el fondo, sé que pasará.

Me es triste decir que Dios me dio mucho talento para muchas cosas, pero yo no he sabido direccionarlo.